Las bolas chinas, también llamadas bolas de geisha o bolas Ben Wa son dos bolas ligeras separadas la una de la otra que la mujer se introduce en la vagina. Éstas en su interior tienen otras bolas más pequeñitas que con el movimiento golpean en las externas, produciendo una vibración que da lugar a sensaciones muy placenteras. Se pueden utilizar en cualquier momento siempre que haya movimiento, por ejemplo caminando.

En nuestro sex shop online te ofrecemos un gran catálogo de bolas chinas con gran variedad de colores, materiales y texturas, tamaños y formas para que elijas la que más se amolde a tus gustos y necesidades.

¿A qué esperas? Elige tus bolas chinas en juegosparahacerelamor.com y disfruta de grandes experiencias placenteras…


¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas son generalmente dos bolas ligeras separadas la una de la otra mediante un cordón, que las mujeres nos introducimos en la vagina, igual que nos colocamos los tampones. Éstas en su interior tienen otras bolas más pequeñitas que golpean en las externas, produciendo una vibración.

¿Para qué sirven las bolas chinas?

La función principal de las bolas chinas es fortalecer el suelo pélvico y con ello mejorar nuestra vida sexual, por esto hay que aclarar que no son un producto sexual en sí mismo. Si es cierto que el uso de las bolas con tu pareja o contigo misma te puede dar placer, o el simple hecho de pensar que las llevas puestas te puede dar morbo, al igual que si llevas ropa íntima muy sexy.
La vibración que produce el choque de la bola interna con las paredes de la bola externa provocaba una vibración. Pues bien, esta vibración produce una contracción continua e involuntaria de los músculos que la están rodeando, aumentando así la lubricación, el tono muscular y la circulación sanguínea.
Habrá mujeres que notarán perfectamente la vibración al moverse, y habrá otras que no noten nada de nada, bien sea porque la zona en la que están las bolas chinas no tiene sensibilidad o por la debilidad de los músculos de la zona. Esto es totalmente normal y suele ocurrir. No significa que las bolas no estén haciendo su efecto.
Es importante explicar que el efecto de las bolas chinas hace efecto con el movimiento, ya que es necesario el choche de la bolita interna con las paredes de la externa para que se produzca la vibración, por lo que hay que moverse una vez nos las coloquemos.

¿Para quién están indicadas las bolas chinas?


Las bolas chinas, en general, están indicadas para cualquier mujer sana y adulta que tenga un mínimo de fuerza en los músculos de su suelo pélvico.
En el caso de que tengas sospechas de que puedas tener un prolapso, o que tras el parto la abertura vaginal sea excesivamente grande, o bien sientas dolor al mantener las bolas en la vagina, o por el contrario, tengas problemas para mantenerlas firmes dentro, acude a un especialista que te haga una valoración completa y te dé un diagnóstico para salir así de dudas y comenzar con un tratamiento eficaz y exclusivo para ti que te ayude a mejorar.

¿En qué casos no debo usar las bolas chinas?


No está recomendado usar las bolas chinas en estos casos:
- Si padeces una cistitis.
- Si al llevarlas puestas sientes dolor.
- Durante el embarazo. Por norma general no deben usarse, aunque, en el caso de que el embarazo no sea de riesgo, puedes consultar con el ginecólogo sobre la posibilidad de usarlas.
- Durante la cuarentena, tras el parto, hasta que el ginecólogo dé vista buena para volver a usarlas.
- Durante el acto sexual si hay penetración.
- Tras intervención quirúrgica pélvica y hasta que nos dé el visto bueno el especialista.
- Durante la menstruación, si llevas tampones.

¿Qué tipo de bolas chinas debo usar?

Las hay de muchos tipos, tamaño y peso, pero por lo general el tamaño medio es de unos 35 mm de diámetro. Cualquier mujer adulta y sana y con una fuerza base en su suelo pélvico podría usar unas bolas chinas, pero hay aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir unas u otras, como son el peso, material y medida.

El peso

Es recomendable comenzar con unas bolas chinas de poco peso para que podamos mantenerlas en nuestra vagina sin problema y así poder seguir con el entrenamiento poco a poco. Si de primeras usamos unas con un elevado peso, se saldrán con facilidad, pudiéndote cansar y dejar la terapia, además, su eficacia no se basa en eso.
Las hay desde unos 30 gr aproximadamente hasta algo más de 100 gr. Lo interesante es ir progresivamente aumentando el peso conforme los músculos de tu suelo pélvico se vayan fortaleciendo.
En el mercado hay kits que contienen varias bolas chinas con diferentes pesos que puedes ir combinando y adaptándolas progresivamente a los músculos de tu suelo pélvico

El material.

Hay que tener cuidado a la hora de elegir el material, ya que las vamos a llevar dentro de nuestra vagina, y las mujeres somos muy propensas a las cistitis bacterianas, por lo que debemos evitar los materiales porosos como el plástico ya que puede acumular bacterias. La silicona o el elastomed son una buena elección especialmente por su carácter hipoalergénico, ya que nos dan garantía de higiene y de no provocarnos irritaciones en la zona.
Es importante también prestarle atención al cordel de extracción y unión de las bolas, que nunca sea de hilo, ya que se puede acumular suciedad y causarnos problemas.

El tamaño.

Por lo general el tamaño medio de las bolas es de unos 35 mm de diámetro, aunque también las hay más pequeñas para mujeres que no han dado a luz o que simplemente prefieran este tamaño más pequeño por comodidad. Al fin y al cabo lo que importa es que las bolas se queden adaptadas y mantenidas a la zona y que produzcan una vibración, por lo que puedes comenzar con las de tamaño estándar de bajo peso y progresivamente ir aumentándolo. Al fin y al cabo, las mejores bolas chinas son aquellas que se adapten a tu cuerpo y a tus necesidades.

¿Cómo se colocan las bolas chinas?

Es importante que la primera vez que las vayas a usar, las metas en agua hirviendo unos 10 minutos.
Las bolas chinas se colocan igual que se coloca un tampón y la zona en la que tienen que acoplarse es la misma. Es recomendable usar un lubricante de base acuosa o un gel hidratante para poder hacer más fácil la inserción. Intenta estar cómoda y relaja los músculos de la zona para su introducción, la contracción de estos puede dificultar el acceso. Una vez colocadas, ponte en pie y comprueba que estás cómoda y que no te molestan. Procura que el cordón sobresalga de la vagina para que a la hora de quitártelas sea suficiente con tirar de él. Una vez colocadas lo único que tienes que hacer es comenzar a caminar y moverte, las bolas y tus músculos ya harán todo el trabajo.

¿Cuánto tiempo debo llevarlas puestas?

Empezaremos poco a poco con unos 15 minutos al día para paulatinamente ir aumentando el tiempo en el que las llevemos puestas hasta unas tres horas diarias. No es ni necesario ni aconsejable llevarlas más tiempo, ya que podría dejar de ser beneficioso. El exceso en su uso podría producir una hipertonía de la zona. En el caso de que no se mantuvieran en la zona, puedes volverlas a colocar las veces que sea necesario.
E incluso tumbarte e intentar contraer los músculos del suelo pélvico, evitando así que no se salgan mientras tiras del cordón de extracción. De esta forma comenzarás a ejercitar tu suelo pélvico.

¿Cómo se limpian las bolas chinas?

Es importantísimo la higiene y limpieza de las bolas chinas. Tened en cuenta que las llevamos puestas en nuestra vagina, y esta es una puerta abierta de entrada de bacterias y microorganismos que nos pueden producir problemas.
Antes y después de su uso, basta con limpiarlas con agua tibia y un poco de jabón neutro. También hay sprays higienizantes que aparte de limpiar, desinfectan. De todos modos, es recomendable leer las instrucciones de uso del fabricante.

¿Cómo las mantengo utilizables?

Una vez que has extraído las bolas chinas, límpialas y mantenlas secas antes de guardarlas. En el caso de que no uses accesorios para esterilizar los aparatos de uso íntimo, trata de hervirlas de vez en cuando.
Normalmente el fabricante, junto al producto adjunta una funda de tela donde guardar y mantener las bolas chinas mientras no las estás usando.

¿Cuándo notaré los resultados?

Los músculos del suelo pélvico dan resultados rápidamente. En cuanto empecemos con una continuidad y una rutina diaria, usando las bolas chinas unos 15 minutos al día, comenzaremos a notar los resultados en un tiempo máximo de un mes.

¿Obtendré mejores orgasmos?

El fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico ayuda a tener unas buenas relaciones sexuales, ya que ganaréis sensibilidad en la zona, por lo tanto, la penetración será más intensa, más placentera. Ten en cuenta que estás tonificando y fortaleciendo la musculatura de tu periné, y esto te ayudará a tener orgasmos más intensos y largos.
Cuanto más control tengas sobre tus músculos vaginales, mayor será tu placer y el de tu pareja durante las relaciones sexuales, asique que sí, obtendrás mayores orgasmos.